Category: Mi cuaderno

Un refrán para hoy.

Llevaba un tiempo que, cuando las circunstancias sociales y también climáticas, se lo permitían, se sentaba sola en una mesa de mimbre con dos sillas de una terraza no muy extensa. De fondo contemplaba...

Pupitres y tinteros.

Una vela de llama alta alumbra el cuadro enmarcado de la diosa Atenea y su acompañante, la lechuza de ojos grandes, ojos de curiosidad, madre de la sabiduría. El profesor de primaria, pantalón vaquero...

Una sonrisa ambigua.

Miró, como si fuese una despedida, la puerta que se cerraba y escuchó, como truenos de eléctrica tormenta, las cuatro vueltas de llave con las que su hija aseguraba su casa hasta el regreso....

Briseida.

Muy pocas páginas quedan para llegar al final de esa novela que está leyendo, pero nuestra mujer, Briseida, la de ojos de miel que endulzan todo lo que mira, se ha levantado del sofá...

El niño mecánico

El centro comercial nos ofrece de todo, desde una simple bolsita de pipas hasta un televisor que, con una pantalla inmensa, nos invita para robarnos el tiempo y el fuego del pensamiento. Es el...

La obligación.

La jovencísima muchacha estaba ahí, sentada entre un romero azul y tomillos morados, ahí, en medio de un pequeño cerro, ahí, con una margarita blanca de corazón amarillo. Me quiere, no me quiere, me...

El otro viento

Sí, ciertamente, ya es la tercera noche con el mismo sueño, con las mismas imágenes y la misma música: el jilguero, de canto alegre y hermoso colorido, se cuela, no sé por dónde, y...

A propósito de «Madrugada sin retorno»

A propósito de «MADRUGADA SIN RETORNO» de Eduardo Fernández Jurado. El remorder de la conciencia. Leer a Eduardo es un vicio: empiezas la lectura de cualquiera de sus libros y no lo dejas hasta...

La ética de «Habitación 226».

La ética de «Habitación 226» Pedro Chavero, en su libro Habitación 226, se hace amigo de Nietzsche y remata el “Dios ha muerto” no quizás, por esos raros azares de la vida, haya vuelto...